Fiscalía General del Estado ¡Impunidad, nunca más!

40 años de cárcel por femicidio y asesinato

 boletin 1-10-2016

 Santiago Requelme, fiscal del cantón Mejía, investigó el caso de femicidio y asesinato.

Quito, 1 de octubre del 2016.- Como autor de femicidio en concurso real con asesinato, Jesús Manuel G.  fue condenado a 40 años de privación de libertad, pena máxima que determina el Código Orgánico Integral Penal (COIP).

El concurso real de infracciones se aplica en una causa penal cuando a una persona se le atribuyen dos delitos autónomos. Su efecto es la acumulación de penas hasta el doble de lo que determina el delito más grave, pero no podrán superar las cuatro décadas de prisión.

En este caso, se aplica el concurso real de delitos porque Jesús Manuel G. cometió el femicidio de Nora, su esposa, y el asesinato de los dos hijos de la pareja, de siete y cuatro años de edad. Los hechos sucedieron en el cantón Mejía, provincia de Pichincha.

La audiencia de juzgamiento se realizó el 23 y 28 de septiembre del 2016, ante el Tribunal de Garantías Penales de Pichincha, conformado por los magistrados Wilson Caiza, juez ponente,  Fanny Altamirano y Edison Villa.

El fiscal del caso, Santiago Requelme, para demostrar femicidio, presentó el testimonio  de dos peritos que realizaron los exámenes especiales de autopsia psicológica y entorno social. Concluyeron que en el núcleo familiar de las víctimas existió un círculo de violencia física, psicológica y condiciones de vulnerabilidad contra la esposa.

Además, 15 días antes de los crímenes, la mujer de 24 años recibió amenazas de muerte por parte de Jesús Manuel G., a pesar que la pareja llevaba siete meses de separación. 

Con la pericia grafotécnica (caligrafía) se concluyó que el sentenciado escribió en mayúsculas  una nota: “Eso te pasa x meterte con mi esposo Richard”. Este papel, dentro de un sobre blanco, fue levantado de la escena del crimen.

Se incluyeron las pericias de estudio comparativo de la huella de calzado y el de cotejamiento de los perfiles genéticos, tomados en los indicios encontrados en la escena del crimen, contra el ADN de las víctimas.

La noche del 5 de febrero del 2016, el victimario fue hasta la vivienda de su esposa a visitar a sus hijos. Una vez adentro de la casa, comenzó una discusión con Nora que terminó con la muerte, a golpes con un pedazo de  tabla, de las tres víctimas.

El femicidio es el resultado de un ciclo de violencia sistemática contra la mujer, es la forma más extrema de la violencia de género.

En este caso, el fiscal Requelme  aplicó los art. 141 y Art. 142, numeral 2 del COIP,  en concurso real (art. 20) con el delito de asesinato, tipificado en el 140, numerales 1 y 2; además con las agravantes del art. 47, numerales 7, 9 y 11 del mismo cuerpo penal.