Especiales FGE

Fiscalía no da tregua al femicidio ni a la violencia contra la mujer

►   Noticia relacionada: La violación y la muerte de Gaby Díaz no quedarán impunes

Quito, 22 de noviembre del 2014.- En menos de tres meses de ser tipificado como tal, la Fiscalía conoció 13 casos de femicidio en el país. Este delito se constituye en una de las expresiones más violentas en contra de la mujer. 

Frente a esa situación, el fiscal General del Estado, Galo Chiriboga Zambrano, resalta el trabajo emprendido con la finalidad de disminuir las altas tasas de impunidad, que antes había sobre todo por la falta de una ley expresa contra este tipo de delito.

Nidia Pesántez, especialista del Programa Mujeres de la Organización de las Naciones Unidas (ONU Mujeres), considera que las cifras de casos de femicidio reportados hasta ahora no muestran toda la realidad. Pues solo en el 2013 se denunciaron 300 casos de muertes violentas de mujeres en manos de sus parejas o exparejas.

Pesántez señala que “esto ocurre porque la tipificación del delito fue asumido recientemente por el Estado. Pero requieren de mucha atención porque son una muestra de que estos hechos ocurren en los hogares o fuera de ellos y revelan que las mujeres están en constante riesgo”.

Uno de los 13 casos de femicidios que conoce la Fiscalía hasta ahora ocurrió en Guayas. El 19 de septiembre pasado, Gladys murió tras el ataque con un cuchillo  de su exconviviente, en el interior de un taxi. De acuerdo con la denuncia presentada por los familiares de la víctima, el procesado (hoy detenido) agredió a su expareja porque se negó acompañarle.

Durante la audiencia de formulación de cargos, los elementos de convicción presentados por la Fiscalía revelaron que lashuellas dactilares en el arma blanca, las manchas de sangre en el interior del vehículo y en la ropa corresponderían a José M. Él  habría matado a Gladys en presencia de sus hijos, tras mantener una discusión. Luego de cometido el delito, el sospechoso fue detenido y enfrenta cargos por femicidio.

Según Lucy Blacio, jueza de la Corte Nacional de Justicia, el femicidio nace por la excesiva violencia de género. “Un factor predominante es la falsa convicción de poder por parte del hombre y la poca visibilidad social de los derechos que históricamente ha tenido la mujer en el país”.

La tipificación del delito 

En el 2011, la Fiscalía General del Estado presentó ante la Comisión de Justicia de la Asamblea Nacional la propuesta de tipificar el femicidio como un delito de género. Es decir, como una demostración de violencia extrema que muchas mujeres soportan y  que estaba oculto o se tipificaba como casos de asesinatos u homicidios violentos en contra de las mujeres.

La propuesta fue aceptada y hoy este delito se encuentra en el Artículo 141 del Código Orgánico Integral Penal, vigente desde el 10 de agosto del 2014. Allí se establece  que femicidio es el resultado de cualquier tipo de violencia donde se dé muerte a una mujer por el hecho de serlo  y contempla una pena privativa de la libertad de 22 a 26 años.

El Fiscal General del Estado manifestó que “es preciso demostrar ante los jueces que el femicidio es dado por la condición de la víctima de ser mujer. Además, por el ejercicio de un supuesto poder del hombre frente a la indefensión. Existe un elemento subjetivo que es sentirse propietario, ya sea por patrones culturales o por creerse con derecho sobre la vida de la mujer”.

No a la tolerancia

La fiscal Silvia Juma, defensora de los derechos de género, explicó que el femicidio es la culminación del ciclo repetitivo de violencia hacia la víctima. Se expresa mediante agresiones verbales fuertes, golpes físicos, maltrato psicológico  y tensiones, que juntos derivan en la muerte de la mujer.

Juma aclaró que hay una pequeña línea que separa al femicidio del homicidio. Es decir, Es decir, a diferencia del homicidio que es dar muerte sin distinción de género, en el femicidio el hombre imprime la convicción de superioridad frente a la mujer y esto conlleva a provocarle la muerte bajo un sentido de pertenencia.

La Fiscal resaltó que el femicidio es cometido por una pareja, expareja, familiar, violador, acosador o agresor sexual, con el fin de dominar, poseer y controlar  a una mujer.

Pesántez explicó que, al menos, el 50% de las mujeres en Ecuador ha sufrido algún tipo de violencia. En Latinoamérica se maneja una media de 7 de cada 10 mujeres sufren algún tipo de violencia, “lo que demuestra que la  problemática está en constante aumento”.

“Si aceptamos y toleramos la violencia como un mecanismo de disciplina, las medidas que se tomen para erradicarla no serán suficientes frente a la relación de poder del hombre frente a las mujeres”, sentenció Nidia Pesántez.   

Según Pesántez, las instituciones públicas y privadas deberían trabajar en campañas que ayuden en el cambio de conductas dentro de las familias, porque el  crecimiento de la violencia frena el desarrollo.

La funcionaria de ONU Mujeres reiteró que las mujeres necesitan conocer que este delito es una grave violación a sus derechos fundamentales y no naturalizarlo, al escuchar que esto sucede en su entorno.

En este aspecto, Ecuador  registra avances con la tipificación del femicidio y con el reconocimiento de los derechos de las mujeres. Pero el trabajo continúa y debe ser una labor de todos los estamentos e instituciones del Estado.